ATENCIÓN INTERDISCIPLINAR DEL DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO

El daño cerebral se ha convertido en un foco de atención a nivel sanitario y social debido al incremento en su incidencia y a la multidimensionalidad de sus consecuencias. Las principales patologías que conforman las causas más comunes de discapacidad son los traumatismos craneoencefálicos y los accidentes cerebrovasculares, especialmente, conocidos como ictus.

Los problemas que éstas patologías pueden causar son de tipo muy variado, por ejemplo problemas físicos, cognitivos, emocionales y del comportamiento. Es por ello que resulta necesaria la participación de diversos profesionales que colaboren en la recuperación del paciente, implementando programas de intervención con una aproximación holística que conduzca a una rehabilitación integral y así conseguir el máximo provecho y beneficio en el menor tiempo posible.

Dentro de esta enfoque integral de intervención interdisciplinar es recomendable que en el equipo de profesionales se encuentren involucradas las siguientes áreas: Medicina, Enfermería, Psicología, Neuropsicología, Logopedia, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Trabajo Social, Educación Social y otras profesiones afines. Para el área de Neuropsicología y Logopedia se recomienda valoración durante la fase aguda y durante todo el proceso, ya que dichas áreas rehabilitan funciones básicas importantes que afectan el desarrollo del paciente en la vida diaria.


¿CÓMO ES EL MODELO INTERDISICPLINAR?

Durante el proceso de intervención es importante que cada profesional trabaje en su área de especialización, y al mismo tiempo de forma coordinada con el resto de profesionales, manteniendo comunicación respecto a cada caso clínico, para así contribuir al bienestar integral del paciente.

Disciplinas involucradas en la rehabilitación del daño cerebral en una aproximación holística.

Por otro lado, otro aspecto importante a considerar en este enfoque holístico, es el apoyo a los familiares del paciente, quienes constituyen en la mayoría de las ocasiones sus principales cuidadores, resultando de gran relevancia mantenerlos asesorados y brindar apoyo en lo que requieran.

En definitiva, esta aproximación holística representa muchos beneficios para el paciente y para sus familiares, sin embargo, tiene también limitaciones. En  este caso, estas consisten en los posibles problemas de dependencia que se pueden generar, en lo que resulta necesario que los profesionales trabajen en promover las habilidades sociales y en la generalización de las habilidades adquiridas, con la finalidad de que el paciente las pueda aplicar y desarrollar en su vida diaria, y con ello se contribuya a la readaptación profesional y social del paciente.

 

Escrito por Paula Josefina Sánchez Romero, Licenciada en Psicología

Referencias:

Bruna, O., Subirana, J., & Signo, S. (2010). Atención interdisciplinar del daño cerebral. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología , 30 (1), 3-6.